Cepal apoya postura regional para liberación de Fondo Verde y mejor precio del café

San Pedro Sula, 23 de agosto. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) respaldó hoy a Honduras, Guatemala, El Salvador y México para lograr la liberación del Fondo Verde del Clima y un mejor precio del café, e instó a esos países a llevar una postura unificada al respecto en la próxima Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, pidió a los cuatro países que acuerden una sola postura para solicitar en la 74° Asamblea General de la ONU, en septiembre próximo en Nueva York, el pronto otorgamiento del Fondo Verde y un mejor precio del café para atacar las causas del cambio climático y la migración e impulsar la generación de empleo.

Bárcena planteó la propuesta al presentar los avances del Plan de Desarrollo Integral para El Salvador, Guatemala, Honduras (Triángulo Norte de Centroamérica) y México en una reunión con autoridades de esos países, en el marco de la XVII Cumbre de Tuxtla que se realizó en San Pedro Sula.

El Fondo Verde del Clima es una entidad creada por la Convención Marco de la ONU para el Cambio Climático para apoyar a los países en su transición hacía inversiones limpias y resilientes al fenómeno climático.

Es de resaltar que el Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández inició una ofensiva regional para beneficiarse del Fondo Verde, en conjunto con el Sistema de la Integración Centroamericana (Sica), en la Cumbre de la Cup24 celebrada en Katowice (Polonia) en 2018.

El Fondo Verde del Clima tiene una disponibilidad para Centroamérica y México de 65 millones de dólares para atacar las causas del cambio climático y así frenar la migración y generar más oportunidades de empleo para la población.


Alcances del plan

El Plan de Desarrollo Integral tiene entre sus propósitos construir un espacio de desarrollo económico entre El Salvador, Guatemala, Honduras y México.

Asimismo, mejorar la integración en infraestructura, energía y logística y adoptar el enfoque de seguridad humana como seguridad de empleo, ingresos, educación, protección social y medios de vida.

Además, busca promover el cambio estructural para una economía regional baja en carbono e integrar la movilidad humana a un desarrollo con igualdad y sostenibilidad.

También pretende impulsar el desarrollo económico en el lugar de origen para que la migración sea una opción y no una obligación.

Esta iniciativa es a la fecha el esfuerzo más integral a escala mundial para dar cumplimiento del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular o Pacto de Marrakech.

"Necesitamos que Estados Unidos entre a la propuesta del Plan de Desarrollo Integral que tenemos con los países del Triángulo Norte de Centroamérica y México en las inversiones que generen desarrollo y empleo en nuestros pueblos", apuntó Bárcena.

"La Cepal está dispuesta a apoyar a toda la región para desarrollar este Plan de Desarrollo Integral y para acuerpar una sola propuesta en la próxima asamblea de la ONU en la que se debe abogar por la pronta liberación del Fondo Verde y un mejor precio del café", resaltó.

En torno al Plan de Desarrollo Integral, dijo que se puede buscar la cooperación de países como Japón, Corea, Francia, Chile, Argentina, Brasil, Alemania y Colombia para que acuerpen esa iniciativa y se busque un mayor financiamiento para esos propósitos.

"Si los cuatro países (Honduras, Guatemala, El Salvador y México) van con una sola postura y piden al secretario de la ONU, António Guterres, sobre el Fondo Verde se podrá presionar para tener una respuesta concreta, así como en el tema del precio del café", puntualizó.


Proyecto Mesoamérica

En el marco de la inauguración de la XVII Cumbre de Tuxtla, Bárcena entregó al presidente Juan Orlando Hernández el documento "Una mirada a los países del Proyecto Mesoamérica".

En el documento se resaltan los avances en el crecimiento económico de los países de la región centroamericana, que es de 3,5 por ciento en promedio en comparación al decrecimiento y desaceleración de países de América del Sur.

Asimismo, recoge el desafío de poder llevar a cabo proyectos de vivienda para la clase media y baja y la reducción de la pobreza.

"Queremos que Mesoamérica sea una sola región. Queremos que México pueda ser un mercado de entrada de los productos de Centroamérica y así consolidar y hacer crecer sus economías", apuntó.